Domingo, Junio 16, 2024
   
Text Size

La magnífica 'locura' de José Vidal García

Se cumplen diez años desde que el unionense concluyó la magnífica maqueta del Antiguo Mercado Público que luce en el Museo del Cante de las Minas. Incluye GALERÍA DE FOTOS



¿Qué le llevó a crear una maqueta tan gigantesca y con tantos detalles?, es la primera pregunta que le formulamos a José Vidal. Su respuesta: "Locuras que le dan a uno". Comenzó en enero de 1998 y acabó el 3 de agosto de 2003, tres días antes del inicio aquel año del festival. Cinco años y ocho meses de trabajos que dieron como fruto una magnífica réplica, en escala 1:33, del emblemático edificio unionense. No utilizó planos, "porque mejor que el propio edificio no hay ninguno", explica en la conversación con La Unión de Hoy.

José Vidal García, quien vino al mundo un 25 de junio de 1946, creció teniendo muy presente el Antiguo Mercado. "Pasaba por allí cuando iba al colegio e, incluso, ayudaba a sacar cuentas a una mujer que tenía una carnicería", apunta. Un buen día le dio ese particular ataque de locura y comenzó su gran obra. "Mi esposa, Pascuala López Ortega, es profesora de manualidades y organizó algunas exposiciones dentro del Mercado, en las que yo ayudaba. Un día de esos, mientras lo contemplaba, me vino la idea", recuerda. 

Primero fue crear el tablero y después levantar los pilares, como se haría en cualquier edificación. Cada centímetro de la gran maqueta tiene su historia. José, mientras fotografiamos su obra, explica cómo adaptó chapas para convertirlas en persianas y uralitas, y lo complicado que resultó montar  las ocho cerchas de la cúpula por sus ángulos y remates, "fue lo más laborioso y lo más delicado". Las cristaleras son idénticas a las originales, "en concreto, son 1.850 cristales que se hicieron uno a uno". Las tiene contadas, al igual que las 168 ventanas menorquinas de distintas alturas, los 1.100 tornillos y las 4.480 soldaduras que practicó para fabricar las ventanas.

Sin duda, un trabajo que sólo podría llevar a cabo, por su complicidad y duración, un enamorado de su tierra. "La verdad es que no reparé en tiempo con el fin de que se pareciera al máximo al auténtico… y si le falta algún detalle es que no lo he visto", comenta.

Le duele todo lo que pueda sufrir la maqueta, como sucedía cuando los niños de familias que entraban en el Museo se ponían a jugar con ella como si se tratase de una gran casa de muñecas. En su día, cuando acabó los trabajos, se gastó 140.000 de las entonces pesetas (mucho más de las 23.000 que costó el solar sobre el que se levantó el Mercado entre 1903 y 1907) para una vitrina que la envolviese y protegerla cuando estaba instalada en el Antiguo Mercado Público. Luego se trasladó al Museo sin la protección, pero por escenas como la comentada, optó por recuperar la vitrina. "La vitrina se rompió al quitarla de su antiguo lugar y me costó otro disgusto para que se reparase", apunta.

El 'otro' Antiguo Mercado Público está cedido por José Vidal de forma desinteresada para que lo disfruten todos los vecinos y visitantes, como hizo un arquitecto que vino de Madrid. "Me dijo, al ver la maqueta, que había que quitarse el sombrero y limpiarse las gafas", dice orgulloso su autor.

 

© 21DEhoy agenCYA - launiondehoy@gmail.com - Telf: 968 92 22 63 - 608 48 90 63

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information