Jueves, Octubre 28, 2021
   
Text Size

Rescate con nocturnidad

Escena de un momento del descenso, siempre garantizando la seguridad de los rescatados

La Unión de Hoy vivió en el lugar la brillante actuación de cinco bomberos que esta pasada noche lograron sacar a dos pescadores, uno de ellos menor de edad, de donde habían quedado atrapados en los acantilados de Portmán.


A primera hora de la tarde, tres personas llegaron a la playa de San Pedro. Recorriendo el lateral de la montaña y tras acceder por un estrecho acceso, alcanzaron una plataforma, que es el lugar donde habitualmente se establecían para llevar a cabo su afición, la pesca. Sin embargo, esta vez el desarrollo de la jornada iba ser muy diferente a otras. Sobre las siete de la tarde, surge el viento de lebeche y el oleado coge tal protagonismo que en un momento determinado se dan cuenta de que no pueden regresar por la misma ruta que utilizaron para llegar.

La situación comienza a ser preocupante y uno de ellos decide buscar una salida por el monte, pese a la dificultad que también presenta. Todavía queda luz solar y consigue su objetivo, dando la alerta sobre las nueve y media de la noche. Se informa de la situación a Guardia Civil, Salvamento Marítimo y al coordinador marítimo de la zona, pues por lo escarpado del terreno existe la posibilidad de tener que actuar por mar.

Sin embargo, se decide la opción terrestre, siendo los encargados de llevar a cabo la misión cinco bomberos del Consorcio de extinción de incendios y salvamento de la Región de Murcia, con sede en Los Alcázares. Sobre las once y media de la noche comienza la escalada por una cara del monte, mientras que abajo quedan los dos efectivos de Protección Civil de La Unión, quienes llevan en el lugar desde el momento en que surgió el aviso y que también, además de labores de apoyo, acompañan en la espera a familiares de los afectados que se han desplazado al lugar.

Los bomberos descienden por el lateral marítimo del macizo hasta llegar a la plataforma, ubicada a unos trescientos metros de la playa. Los dos varones, uno de ellos menor de edad, son asegurados con cuerdas y comienza el camino de retorno. Sobre la medianoche, en plena oscuridad, los puntos de luz de las linternas emergen en lo alto. Es muy buena señal. "¡Ya vienen!", se escucha. Comienza el descenso. Es lento, pues hay que ir eligiendo metro a metro por dónde tomar, además de asegurar cada paso de los rescatados dada la dificultad del terreno y la escasa iluminación. El primero en llegar a tierra es el adulto, acompañado por un bombero. Los restantes cuatro se centran en asegurar la bajada del menor, quien a la una menos cinco de la madrugada pone pie en tierra firme.

Las luces entre la oscuridad en el descenso

El adulto llega al punto de destino

El trayecto del menor es asegurado en cada paso por los bomberos, pese a la verticalidad de algunos tramos

Ultimos metros del descenso

Ha concluido la inesperada aventura. Los pescadores apenas presentan daños, salvo arañazos y algún pequeño golpe. Llega el ansiado reencuentro con la familia a la vez que el quinteto de bomberos son felicitados por su actuación. Una 'pesca' con final feliz.

 

 


 

© 21DEhoy agenCYA - launiondehoy@gmail.com - Telf: 968 92 22 63 - 608 48 90 63

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information